¿Nos autoriza a instalar cookies durante su navegación por Estrategia del Contenido?

“Cómo minimizar daños cuando se prevé que el contenido caducará sin revisarse” entrada del blog corporativo de Estrategia del Contenido

Comunicación eficaz, competitiva y sostenible

Consultoría / externalización:
Periodismo de Marca, Estrategia de Contenidos, Semantic SEO y Content Marketing

Ruta de la página y presencia en Redes sociales

Buscador interno

Si le resulta más cómodo, puede utilizar también las opciones opensearch en este website

Buscador
Blog

Cómo minimizar daños cuando se prevé que el contenido caducará sin revisarse

Sucede. De vez en cuando, creamos contenido que sabemos que a medio o largo plazo caducará. Escribimos textos con datos que serán obsoletos y sabemos que nadie los revisará nunca. Pasa en todas las casas.

El problema se da cuando esos datos pueden ser contraproducentes para la Marca. Pueden ofrecer características o precios de un artículo que ya no existen. O, con mayor frecuencia, citan a personas que ya no forman parte de la plantilla. Incluso con sus direcciones de correo electrónico, que dejaron de estar activas.

La permanencia de estos textos, imágenes o vídeos al alcance de cualquiera, en la web, sólo distorsionan la imagen corporativa y transmiten unos valores de dejadez, abandono, desidia y negligencia. Sin embargo, seguimos creando este tipo de contenidos y permanecemos instalados en la seguridad de que difícilmente esos textos serán corregidos o modificacdos.

Dos caminos para atenuar los posibles daños

Más que un par de trucos, lo que planteo son unos apaños. El objetivo es dificultar la localización de la página desde los buscadores. O más bien desde Google, que en Europa supone casi el 90% de las búsquedas.

Si no se localiza la página, difícilmente un usuario aterrizará en ella y accederá a contenidos caducados. Es como ponerle un candado a la nevera para el que sólo unos cuantos —los que navegan por el interior del website— tienen llave.

La mejor opción consiste en pedir al programador del sitio web que facilite un campo de edición para generar una etiqueta meta que indique a los buscadores que a partir de determinada fecha el contenido deja de tener valor. Opcionalmente, desde el gestor de contenidos podríamos escribir el día y hora a partir de la cuál consideraríamos un contenido caducado. El resultado sería que en el head de la página web aparecería una línea con el código meta y la fecha que hayamos indicado.

<meta name="robots" content="unavailable_after:11-Jan-2013 12:00:00+01:00">

El problema es que, aunque el contenido fuera vigente, a partir de la fecha los buscadores borrarían el registro y nunca más ofrecerían como resultado la URL de esa página.

La segunda opción es la ocultación deliberada al buscador de todo nuestro contenido mediante etiquetas Google Complaint y Yahoo (ahora también Bing). En principio, podríamos hacerlo desde el gestor de contenidos sin la participación de ningún programador. El objetivo es eliminar todo el contenido con valor añadido —el nuestro— de la acción de los buscadores, para que sus robots sólo encuentren los elementos comunes de las páginas: menús, secciones, pies de página…

Habremos eliminado la relevancia de la página y nos aseguramos de que su URL aparezca en los peores lugares en las páginas de resultados.

Para hacerlo, cuando escribamos el texto en el editor WISIWYG, accederemos al código fuente y allí, directamente, escribiremos la etiqueta de comentario que desconecta el robot del buscador:

<!--googleoff: index-->

A continuación, regresaremos al modo visual y escribiremos todo el contenido de la página. Al finalizar, volvemos a activar el modo de acceso de código fuente y hacemos dos modificaciones. Tras la última línea de código escribiremos la etiqueta de comentario que vuelve a conectar el robot del buscador:

<!--googleon: index-->

Volveremos al inicio de nuestro contenido, recorriendo el código fuente, y buscaremos el elemento que lo englobe por completo. Si existe un div, escogemos el div. Si no existe este elemento que lo englobe todo, buscaremos los principales de cada fragmento de contenido los párrafos (p), las listas (ul, li, dl), las tablas (table), las ilustraciones (figure, img, video, y audio), los bloques de cita (blockquotes), etcétera. Dentro de las etiquetas escribiremos una clase. Por ejemplo, para un único elemento div será:

<div class="robots-nocontent">

Si el elemento ya tiene una clase, podemos usar el mismo atributo escribiendo robots-nocontent en su interior, separándolas por espacios.

Y guardaremos el contenido en la base de datos. Los robots ya no indizarán el contenido englobado en las etiquetas o clasificado como class.

Pero todo aquél que navegue por dentro del sitio web, o que use buscadores internos, podría encontrarlo y no diferenciará si es vigente o no. Lo mejor, como siempre, es poner una fecha de creación, que permita al lector saber qué antigüedad tiene aquello que lee.

Añadir un comentario

Regístrese con Twitter

Para comentar necesita una cuenta de Twitter y registrarse con el botón situado a la izquierda. Así no tendrá que recordar claves de usuario. El sistema publicará un tuit por usted con el comentario.