¿Nos autoriza a instalar cookies durante su navegación por Estrategia del Contenido?

“Cómo se hace un análisis ROT en una auditoría de contenidos” entrada del blog corporativo de Estrategia del Contenido

Comunicación eficaz, competitiva y sostenible

Consultoría / externalización:
Periodismo de Marca, Estrategia de Contenidos, Semantic SEO y Content Marketing

Ruta de la página y presencia en Redes sociales

Buscador interno

Si le resulta más cómodo, puede utilizar también las opciones opensearch en este website

Buscador
Blog

Cómo se hace un análisis ROT en una auditoría de contenidos

Fotografías, vídeos, presentaciones
ROT evalúa individualmente el contenido. Foto: Calafellvalo

El análisis ROT es una técnica de la arquitectura de la información (AI) que los estrategas de contenidos hemos heredado y modificado. Sirve para disponer de un reflejo suficiente de la calidad global del contenido de un sitio web y de sus condiciones de conservación.

De hecho se trata de localizar y valorar el contenido reiterado (R), obsoleto (O) y trivial (T) durante la fase de inventario en una auditoría de contenidos. Originalmente los arquitectos de la información usan el análisis ROT para determinar de la forma más rápida posible qué tipo de contenidos deben eliminarse, sin siquiera plantearse la posibilidad de recuperarlo.

El proceso ha sido descrito por David Hobbs en Web site migration handbook 1 y se emplea cuando los sitios web enormes, con cientos o miles de páginas, tienen que trasladarse a servidores con nuevas tecnologías o ante actualizaciones severas de los sistemas de gestión (CMS). La aplicación de ROT reduce ostensiblemente el corpus sujeto a posibles errores.

Definición de las variables R, O y T

El primer paso en la auditoría es la creación de un inventario de todas las URL con contenido. Una a una se irán analizando las páginas para desgranar las piezas de contenido centrales de los módulos y componentes que se repiten en algunos formatos de páginas o apartados del sitio web. Se tomará únicamente el contenido central para la evaluación.

Cada una de las páginas se irá ubicando en una lista en la que, entre otros datos, constará su dependencia en una navegación vertical y una valoración numérica para los criterios R, O y T:

  • Contenido reiterado. La repetición literal o casi literal, sin cambios, sin nuevos puntos de vista, sin nuevos datos, es un esfuerzo inútil. Desde la perspectiva del posicionamiento puede suponer la penalización de la página, si no se utiliza codificación canónica.
  • Contenido obsoleto. O caducado. El contenido que no tiene vigencia actual. Generalmente es un contenido que expresado en tiempo verbal futuro para hechos que ya han sucedido. Ofertas de productos expiradas; anuncios de campañas estacionales, como la Navidad, superadas; efemérides pasadas de aniversarios de la fundación de empresas; o invitaciones a la acción tardías, como un formulario para matricularse en un curso escolar que ya ha comenzado, son ejemplos de contenido obsoleto.
  • Contenido trivial. Por regla general define el contenido inútil e insustancial. Sin embargo, puesto que estos criterios de inutilidad son claramente subjetivos, se suele evaluar mediante los resultados estadísticos del sitio web. Si la página no recibe una cantidad suficiente de visitas en un plazo determinado, se considera que es trivial y sujeta a desaparición.

La página recibe una puntuación de 0 a 10 para cada uno de los valores. Cuando es perfectamente vigente e interesante, recibirá tres ceros. Cuando está claramente caducada, dos ceros y un 10 para la variable O. Y así sucesivamente.

Desde la perspectiva de la arquitectura de la información, obteniendo la media de los tres valores, es posible jerarquizar las páginas que no aportan al sitio web y pueden ser automáticamente suprimidas. Por ejemplo, fijando un criterio de eliminación a partir de una media de 2,5 puntos.

Eliminación automática o sentido común

El análisis ROT, por lo tanto, ofrece una cuantificación del grado de perjuicio que puede producir determinado contenido a un sitio web, pero corre el riesgo de sacrificar mensajes que estratégicamente resultan valiosos.

Por ejemplo, una página de avisos legales puede tener unos índices estadísticos muy reducidos y ser calificada con un 10 para el rango T, lo que conllevaría su eliminación automática. Sin embargo, la carencia de los avisos podría tener consecuencias jurídicas muy negativas para la explotación del sitio web por parte de la organización propietaria, por lo que su contenido debería conservarse.

O, en otro caso, una página correspondiente a la responsabilidad social corporativa (RSC) puede evaluarse como trivial y reiterativa, pero sin embargo responde a pactos institucionales entre empresas u organizaciones que obligatoriamente hay que respetar.

Desde esta perspectiva de la estrategia de contenidos, las páginas tienen otra salida distinta de la eliminación automatizada y drástica. El contenido se puede agregar, disgregar, reescribir, datar de nuevo, reclasificar u ocultar, sin llegar a borrarlo. Y en todos los casos, el contenido final será mejor que el auditado.

La opción escogida para la recuperación se indicará en una nueva columna del inventario y será tomada en cuenta antes de realizar cualquier modificación. El criterio obedece a la experiencia profesional y buen juicio del estratega que evalúa el contenido por su valor estratégico (legal, empresarial o simplemente del sistema comunicativo interno que facilite la lectura de otros mensajes) o por la valoración de fuentes que se consideran originales y primigenias, aunque su eco directo sea escaso.

Para ello es preferible que el equipo de auditores tenga una gran formación y experiencia, estabilidad y continuidad en su labor de inventario y unos criterios generales de actuación coherentes y rígidos para solventar cualquier duda.

Referencias

  1. .Web site migration handbook. ed. Washington: Hobbsontech, . 74 p.. Archivo PDF.^

Añadir un comentario

Regístrese con Twitter

Para comentar necesita una cuenta de Twitter y registrarse con el botón situado a la izquierda. Así no tendrá que recordar claves de usuario. El sistema publicará un tuit por usted con el comentario.