¿Nos autoriza a instalar cookies durante su navegación por Estrategia del Contenido?

“Contenido caducado: no olvide nunca las fecha de creación y modificación” entrada del blog corporativo de Estrategia del Contenido

Comunicación eficaz, competitiva y sostenible

Consultoría / externalización:
Periodismo de Marca, Estrategia de Contenidos, Semantic SEO y Content Marketing

Ruta de la página y presencia en Redes sociales

Buscador interno

Si le resulta más cómodo, puede utilizar también las opciones opensearch en este website

Buscador
Blog

Contenido caducado: no olvide nunca las fecha de creación y modificación

Fotografías, vídeos, presentaciones
Alegoría del contenido marchito, con imagen de Maria Sales

La directora de Digital Marketing de una de las grandes marcas españolas se llevó las manos a la cabeza al tomar posesión de su cargo, hace unos meses. Entre su nuevo cometido, debía poner orden en una docena larga de microsites creados y olvidados por sus antecesores. Alguno, con precios de productos ¡en pesetas!

Los problemas para la marca eran evidentes: productos descatalogados, líneas de producción abandonadas, información absolutamente obsoleta, condiciones legales desfasadas, información de contacto con direcciones antiguas, teléfonos inexistentes y direcciones de correo electrónico anuladas y un largo etcétera. Y, sin embargo, fruto de la antigüedad, esas páginas perjudiciales estaban relativamente bien posicionadas en los buscadores de Internet.

La directora me contaba que no consideró, en un primer momento, como más grave el daño que producía ese tipo de contenido abandonado a la marca. Si un cliente se quejara, se disculparían y ya está. No. El verdadero problema para ella eran los precios de 12 años atrás que cualquier cliente estaría en condiciones de reclamar como vigentes poniendo en un aprieto a la empresa.

Los creadores del contenido de aquellos microsites de entonces, como hoy en muchos casos, olvidaron un principio que debería ser básico y obligatorio en la creación de cualquier contenido para la web: la escritura de las fechas de creación y modificación. Y, además, la fecha límite de caducidad cuando se abordan temas en los que este dato es de importancia capital.

Cada unidad de contenido debe tener, aunque no se muestre en pantalla, su fecha y hora de creación y de modificación. La segunda es la que los programadores utilizan —o deberían emplear— para alertar a los buscadores de actualizaciones en el website, mostrándola asociada a la URL en el sitemap.

La fecha de actualización de una página siempre será la de la fecha más reciente de todos los contenidos creados y modificados.

En el caso de noticias, blogs u ofertas comerciales temporales, la fecha de creación casi siempre se muestra en la interfaz web porque es uno de los factores de ordenación en las bases de datos. No sucede lo mismo con la fecha de modificación, que queda en manos del autor/editor. Y sería importante que siempre se añadiera cuando se producen modificaciones que afecten a la información transmitida o a la interpretación del mensaje.

Para el resto de las páginas, generalmente no se utiliza. ¿Quién recuerda una página de detalle del FAQ con fecha de redacción? Alguna vez se datan las condiciones generales de venta o los avisos legales, pero poco más. La carencia de fechas sólo produce perjuicios a los propietarios del website. Por una parte, un contenido caducado puede confundir a sus usuarios y alejarlos de la marca. Por otro, un contenido malo puede estar mejor posicionado que un contenido de calidad en el mismo website. Y pasar inadvertido.

Fechar todas las creaciones y actualizaciones de contenido es un principio fundamental, obligatorio y estratégico

Cuando un sitio web de una organización tiene una vocación comercial, aunque sólo se dedique a atraer lectores, siempre debe indicar la fecha de producción y actualización de los contenidos, aunque con estilos se minimice el impacto visual de la datación.

Debe fecharse porque forma parte del compromiso de la marca con su usuario y porque se espera una reciprocidad a ese compromiso. Porque una vez caducado, si se explicita la fecha límite de validez, la organización puede desentenderse sin demasiados problemas del contenido marchito, ahorrando esfuerzos corporativos y dinero de mantenimiento. Porque se evita que el lector pierda el tiempo leyendo un mensaje que ya no tiene sentido ni vigencia y, por lo tanto, utilidad. Y no hay que olvidar que el mensaje útil para el usuario es el pilar de la estrategia de contenidos.

La directora de Digital Marketing eliminó en tres días de trabajo todos los microsites obsoletos y redirigió los dominios a la página corporativa para empezar de nuevo. Pero esta vez, bien.

Añadir un comentario

Regístrese con Twitter

Para comentar necesita una cuenta de Twitter y registrarse con el botón situado a la izquierda. Así no tendrá que recordar claves de usuario. El sistema publicará un tuit por usted con el comentario.