¿Nos autoriza a instalar cookies durante su navegación por Estrategia del Contenido?

“E-books con contenido estratégico corporativo, ¿a la venta?” entrada del blog corporativo de Estrategia del Contenido

Comunicación eficaz, competitiva y sostenible

Consultoría / externalización:
Periodismo de Marca, Estrategia de Contenidos, Semantic SEO y Content Marketing

Ruta de la página y presencia en Redes sociales

Buscador interno

Si le resulta más cómodo, puede utilizar también las opciones opensearch en este website

Buscador
Blog

E-books con contenido estratégico corporativo, ¿a la venta?

Fotografías, vídeos, presentaciones
El contenido estratégico en cualquier momento y lugar. Foto: Tim RT

El título que recoge este post es una frase real, pronunciada por Alberto, el economista que nos asesora sobre cuestiones empresariales en determinados proyectos. Y no era una interrogación. Era casi una imposición desde la lógica de los números.

El precio distinguirá el contenido de calidad de los e-books gratuitos

El proyecto que estamos presupuestando —aún estamos en ello— requerirá un contenido tan diferenciador de su sector y de sus competidores, y con tanta profundidad, que hemos pensado segmentarlo en niveles y verter en un e-book los más avanzados. Pero el precio de producción que prevemos es tan elevado que no será suficiente compensarlo con la captación de suscriptores o cualquier otro sistema de remuneración propio del marketing.

La opción de venderlo, no nos parece descabellada. Y la opción de venderlo a un precio que lo sitúe en horquillas de libros comerciales con el mismo volumen y profundidad, tampoco.

Motivos para vender el libro digital

Probablemente nos hemos malacostumbrado a e-books corporativos gratuitos que no son más de 40 páginas editadas en Word y exportadas en formato epub, repletas de obviedades, consejos de powerpoints ajenos traducidos y citas de gurús. El uso y abuso de estos e-books que se descargan a cambio de la dirección de correo electrónico ha pervertido un entorno en el que ahora parece que todo libro digital corporativo debe ser gratuito.

Sin embargo, siguiendo el razonamiento económico, unos consejos de la calidad de los que pretendemos entregar en formato e-book, se pagan. A nuestro futuro cliente o a un consultor externo. Por lo tanto, estamos estudiando los beneficios que aportaría venderlo. De forma desordenada:

  • Sirve sólo a los usuarios más avanzados o que tienen mayores exigencias del servicio de nuestro cliente.
  • Puede tener un efecto de fidelización en los segmentos superiores de la clientela.
  • Reduce las consultas personales de los usuarios.
  • Elimina o reduce los prescriptores externos al servicio que sí cobran por el asesoramiento/contenido.
  • Industrialmente resulta fácil de producir y de comercializar.
  • Facilita la entrega de actualizaciones automáticas.
  • Es posible seguir estadísticamente el impacto en los lectores.
  • El hecho de tener un precio, lo posiciona como un producto de mayor calidad, beneficiando la imagen global de Marca.
  • La aplicación del contenido se produce en cualquier lugar y en cualquier momento, residiendo en el teléfono móvil o la tableta del lector.
  • Compensa los costes de producción.

Si nuestra propuesta alcanza la calidad que nos proponemos, producirlo, evidentemente, no será rápido ni barato. Pero fijar un precio por el e-book tampoco debe servir para convertirlo en una unidad de negocio adicional o para repercutir los costes de producción. Simplemente servirá para filtrar el tipo de lector que accede a él, establecer un vínculo de confianza más próximo y elevar la perspectiva de calidad respecto de los servicios ofertados.

El panorama industrial de los e-books: plataformas de venta

Decididos, pues, a proponer la venta de un contenido estratégico, hay que echar un vistazo a las plataformas del libro digital.

El sector, según Digital Book World, se está dividiendo entre plataformas de venta de libros digitales (aunque no tengan precio) y los servicios de suscripción. Los primeros, como iBooks de Apple o Kindle de Amazon, han conseguido la hegemonía para sus respectivos formatos de libro y están presentes tanto en teléfonos móviles como en tabletas. En el caso de Apple, domina el sector con sus propios dispositivos.

Esta abrumadora presencia en el mercado lleva a los expertos a predecir que otros formatos, como Nook, están destinados a desaparecer. La plataforma de Barnes & Noble, según Digital Book World, registró enormes pérdidas en los ejercicios de 2012 y 2013, perdiendo cuota de mercado en los Estados Unidos y con escasa presencia en teléfonos móviles y tabletas.

Cualquiera puede ser editor y controlar al detalle la distribución de sus e-books

Aún así, en este primer segmento está apareciendo otro operador que se está especializando en libros ilustrados, una asignatura no resuelta especialmente en el caso de Kindle. Aerbook es compatible con iOS y respeta la composición con imágenes y las viñetas de cómics. Desde la perspectiva de la estrategia de contenidos resulta interesante para la publicación de manuales de instrucciones o prospectos muy ilustrados o con abundantes infogramas.

Los servicios de suscripción

De forma paralela, van surgiendo otros modelos de negocio fundamentados en la suscripción a los contenidos. Safari Books, Oyster o Scribd facilitan la publicación de libros con pocas o ninguna ilustración, por lo que los lectores pagan una cuota de acceso. A medida que los libros se van actualizando, los usuarios van recibiendo el nuevo o revisado contenido.

El modelo de estos tres operadores está orientado a libros técnicos o científicos. En la misma categoría caben los libros con contenido corporativo. El usuario necesita una aplicación en su dispositivo para acceder al e-book.

La mayoría de las plataformas pueden ofrecer los datos en tiempo real de lectura por parte de los suscriptores o de descarga en las plataformas de venta. App Annie es un programa que pone en manos del editor corporativo las estadísticas más fiables del uso de los libros.

Añadir un comentario

Regístrese con Twitter

Para comentar necesita una cuenta de Twitter y registrarse con el botón situado a la izquierda. Así no tendrá que recordar claves de usuario. El sistema publicará un tuit por usted con el comentario.