¿Nos autoriza a instalar cookies durante su navegación por Estrategia del Contenido?

“El dilema del estratega ante el ‘prankvertising’ de éxito” entrada del blog corporativo de Estrategia del Contenido

Comunicación eficaz, competitiva y sostenible

Consultoría / externalización:
Periodismo de Marca, Estrategia de Contenidos, Semantic SEO y Content Marketing

Ruta de la página y presencia en Redes sociales

Buscador interno

Si le resulta más cómodo, puede utilizar también las opciones opensearch en este website

Buscador
Blog

El dilema del estratega ante el ‘prankvertising’ de éxito

Fotografías, vídeos, presentaciones
Fragmento del viral sobre ‘Carrie’ :: Versión reducida del viral ‘prankvertising’ sobre la nueva versión de la película ‘Carrie’. La versión original ha sido retirada del mercado español por problemas de derechos y a petición de ls productoras.
  • El taxista licántropo :: Con millones de visitas en pocas horas, este spot viral ‘prankvertising’ sirve para anunciar un canal de televisión. Los gritos aterrorizados de las “incautas” son el espejo emocional del espectador.
  • ExFEARiential :: Parodia de una agencia de publicidad de Toronto, Canadá, sobre la moda del ‘prankvertising’. Llegan a simular el secuestro de un bebé en un parque como divertimento publicitario para distribución viral.

Aunque se actualiza cada minuto y van entrando y saliendo candidatos, entre los diez vídeos más reproducidos de Youtube en este año que cerramos habrá, con total seguridad, uno de prankvertising, campaña publicitaria gamberra y salvaje que utiliza la cámara oculta para anunciar productos o servicios.

Documentación

Hace unas horas el más visto era una promoción del remake cinematográfico Carrie —retirado en el mercado español por cuestiones de derechos— y ayer la promoción de un canal de televisión. Ambos se centran en el susto y el chillido de la víctima, aparentemente ajena a la broma que se está filmando. El primero transcurre en una cafetería concurrida, cuando una chica, molesta porque le han vertido un café sobre el ordenador, usa sus poderse telequinésicos para elevar al culpable hasta el techo o mover todas las mesas del establecimiento. El segundo es una pareja de chicas que toma un taxi por la noche y asiste a la transformación del taxista en lobo. Los explico, por si desaparecen por aquello de los derechos.

El problema que se nos presentará a los estrategas de contenidos es qué hacer con estos archivos de vídeo cuando haya acabado su función. ¿Los archivaremos, los ocultaremos o borraremos?

Una moda perversa

El prankvertising está de moda. El vídeo de la telequinesis logró en pocas horas más de cuatro millones de reproducciones. Y ahí sigue, contabilizando nuevas exhibiciones. Aparece en las listas de los vídeos más vistos del año, junto a videoclips y parodias. El fenómeno prank tiene incluso una clasificación propia en Youtube.

Su uso publicitario tiene una limitación importante. Responde al uso de un sentido de la diversión y del humor que es coyuntural y que está sujeto al clima social, al momento histórico, al bienestar familiar y a los gustos imperantes en el contexto. Y que cuando la coyuntura cambie, se habrá convertido en una broma de muy mal gusto que puede llegar a afectar negativamente a la marca que lo patrocina.

Habrá comenzado un ciclo, en palabras de Umberto Eco, que lo trasladará al estadio de lo kitsch (horrible, demodé o nefando) antes de llegar al estadio de lo camp (nostálgico, entrañable o revival). Es decir, habrá perdido su función actual aportando sólo negatividad para, en el futuro incierto, volver a ser contemplado como una pieza histórica desde una perspectiva melancólica.

El sentido del humor es coyuntural y el ‘prankvertising’ no sobrevirirá al cambio

Algo así como las cintas de la pareja cinematográfica formada por Andrés Pajares y Fernando Esteso, que gustaron mucho en su época, fueron denostadas durante los 25 años posteriores y que hoy se contemplan en su marco histórico, evocando las risas que entonces provocaron y sin escesivo desagrado.

Nos sucederá lo mismo, dentro de poco, cuando los estrategas de contenidos nos comencemos a encontrar archivos de prankvertising en los sitios de nuestros clientes. El problema será decidir cuándo retirarlo, porque afecta negativamente a la percepción del contenido que creemos en ese momento, y cuándo recuperarlo, como si fueran botellas históricas de la marca de refrescos o los primeros spots televisivos del electrodoméstico.

Y no existe ningún patrón para actuar del modo correcto.

Añadir un comentario

Regístrese con Twitter

Para comentar necesita una cuenta de Twitter y registrarse con el botón situado a la izquierda. Así no tendrá que recordar claves de usuario. El sistema publicará un tuit por usted con el comentario.