¿Nos autoriza a instalar cookies durante su navegación por Estrategia del Contenido?

“El insinuado buscador semántico de Facebook y el contenido web” entrada del blog corporativo de Estrategia del Contenido

Comunicación eficaz, competitiva y sostenible

Consultoría / externalización:
Periodismo de Marca, Estrategia de Contenidos, Semantic SEO y Content Marketing

Ruta de la página y presencia en Redes sociales

Buscador interno

Si le resulta más cómodo, puede utilizar también las opciones opensearch en este website

Buscador
Blog

El insinuado buscador semántico de Facebook y el contenido web

Los buscadores de internet abandonan una operativa fundamentada en las palabras clave y los enlaces y pasarán a responder directamente las preguntas de los usuarios. Eso es el buscador semántico. El que es capaz de reconocer las intenciones de búsqueda de un usuario y ofrecerle de forma directa la respuesta, como hace Siri en los iPhone.

Y Facebook se apuntará a este tipo de buscadores, según insinuó el jefe y fundador de la red social, Mark Zuckerberg en la conferencia Disrupt, que tuvo lugar hace unos días en San Francisco, Estados Unidos.

Fotografías, vídeos, presentaciones
Mark Zuckerberg en Disrupt 2012 :: Pese a la calidad, es el vídeo que contiene la participación íntegra del CEO de Facebook. A partir del minuto 4:30, aproximadamente, se refiere a los buscadores.

A lo largo de una entrevista, Zuckerberg abordó cuestiones como la posible venta de acciones por parte del grupo fundador de Facebook, aprovechando que aún no han bajado lo suficiente de precio, y sobre el regreso de sus aplicaciones móviles al estándar HTML5, y deslizó la insinuación sobre el futuro buscador semántico (a partir del minuto 4:30 en el vídeo).

Respuesta condicionada por amigos y conocidos

Cuando un usuario formule una pregunta, Facebook consultará el gráfico de intereses de los amigos en su red social y, en función de sus preferencias, ofrecerá un resultado. La cantidad de resultados será breve, pero prolija, con numerosas fuentes y opciones.

El valor económico de las redes sociales es su capacidad de crear un gráfico de intereses útil

Por ejemplo alguien podría buscar “¿Cuál es la mejor crêperie de París?”. Para ello dispondrá de casillas/opciones de buscador en la página de Facebook y, probablemente, widgets que los usuarios podrán instalar en sus páginas web.

Ante la pregunta, el sistema buscará en las preferencias de visitas, navegación, megusta y comentarios de los amigos de la red social de la persona que busca y, con esos datos, ofrecerá una lista corta de establecimientos ordenados (posicionados) por:

  • Mayor número de visitas a la página del establecimiento
  • Mayor número de me gusta
  • Mayor número de comentarios positivos
  • Mejor calificación en portales de votaciones de usuarios
  • Mejores opiniones en portales especializados en gastronomía

Para cada una de las opciones de la lista ofrecerá un mapa de localización del establecimiento, con la posición georreferenciada de otros establecimientos próximos a la persona que consulta, enlaces a las páginas de Facebook de los restaurantes, enlaces a las páginas web de los restaurantes, lista de las calificaciones en los portales especializados y lista de las opiniones en los portales gastronómicos.

La calidad de la mejor respuesta dependerá, en el caso de Facebook, de los gustos de los amigos que uno tenga en la red social.

Desde hace meses, todas las redes sociales se han volcado a la construcción de un gráfico de intereses que se pueda interpretar en forma de buscador para dirigir el tráfico de usuarios de Internet a objetivos estratégicos o comerciales. Google, que tiene, como Apple, la tecnología más avanzada, tiene equipos de profesionales indexando de forma semántica —a cada significante le corresponde un significado que puede ser interpretado por máquinas— el contenido de la Wikipedia, además de adquirir las guías Zagat y Frommer.

El verdadero valor de las redes sociales no reside en el número de usuarios, si no en la elaboración del gráfico de intereses de cada uno de ellos. Y lo construyen con datos obtenidos desde dentro de la aplicación, una vez el usuario está registrado, y también desde fuera, con una navegación normal por páginas que tienen integrado su código fuente, sin que el visitante lo advierta.

Las diferencias de calidad en la nueva generación de buscadores dependerá del gráfico de intereses. Google tendrá datos de flujos de tráfico y de relevancia de contenidos de altísima calidad; Facebook, la opinión en la red más próxima de amistades de todo grado; LinkedIn, de las marcas y el ámbito económico; y Twitter, de los líderes de opinión.

Es la batalla de un futuro que ya está aquí, que encerrará al usuario de Internet en una burbuja informativa en el que la acción/reacción podrá ser controlada de forma inadvertida y externa, como planteó Eli Pariser1 , y los contenidos de los websites tendrán que ser reescritos por completo, para adaptarlos al lenguaje de las máquinas y permitir que éstas y los nuevos intermediarios de la comunicación, tal y como recoge la Teoría de la Validación de Fuentes, las presenten a los usuarios.

Las palabras clave han muerto. Los textos actuales no sirven. Hay que cambiarlo todo para adaptarse.

Referencias

  1. . The filter bubble. What the Internet is hiding from you. The Penguin Press. Nueva York (Estados Unidos), ^

Añadir un comentario

Regístrese con Twitter

Para comentar necesita una cuenta de Twitter y registrarse con el botón situado a la izquierda. Así no tendrá que recordar claves de usuario. El sistema publicará un tuit por usted con el comentario.