¿Nos autoriza a instalar cookies durante su navegación por Estrategia del Contenido?

“La ficha de seguridad europea en la estrategia de contenidos del e-commerce” entrada del blog corporativo de Estrategia del Contenido

Comunicación eficaz, competitiva y sostenible

Consultoría / externalización:
Periodismo de Marca, Estrategia de Contenidos, Semantic SEO y Content Marketing

Ruta de la página y presencia en Redes sociales

Buscador interno

Si le resulta más cómodo, puede utilizar también las opciones opensearch en este website

Buscador
Blog

La ficha de seguridad europea en la estrategia de contenidos del e-commerce

Fotografías, vídeos, presentaciones
Casi todos los artículos tienen una DoC aprovechable. Foto: LeCube

Para que la mayoría de los productos puedan circular, venderse y consumirse en el Espacio Económico Europeo (EEE), el fabricante debe haberse comprometido al cumplimiento de unas normas mínimas y estandarizadas de seguridad. Está obligado a incluir en la documentación del artículo, en el manual de instrucciones, los folletos de venta o el dosier comercial un documento en el que indique qué preceptos de seguridad cumple. Sólo así evitará que los estados de la Unión Europea y asociados puedan prohibir, restringir o impedir su circulación.

La estructuración de datos de seguridad del producto contribuye en la decisión de compra y posicionamiento web 

La ventaja de la declaración europea de conformidad (DoC) es que la exigencia mínima de seguridad es tan elevada que prácticamente sirve para cualquier mercado más allá del EEE, especialmente en negocios B2B. Es una garantía que puede convertirse en un argumento de contenido estructurado capaz de aportar más valor a la marca y mayor visibilidad al producto.

La farragosa documentación para 27 tipos de productos

Las DoC se definen en 25 directivas de la UE denominadas Nuevo Enfoque. Son una declaración unilateral del fabricante o importador que utiliza su marca en el producto en la que asegura que ha realizado una verificación de seguridad del artículo cuyo resultado se ajusta a las exigencias de la directiva.

Son, de hecho, un documento legal en el que fabricante o importador asumen la responsabilidad de los daños ocasionados por problemas de seguridad del artículo. Y son imprescindibles.

Las directivas suelen hacer referencia a una norma ISO, aunque también pueden introducir nuevos parámetros de seguridad no contemplados en el estándar industrial.

A veces, un producto puede estar regulado por más de una directiva. Como resultado, la DoC se convierte en un documento farragoso que sólo son capaces de interpretar industriales, expertos en comercio exterior e inspectores de aduanas. Pero esa es la materia prima para elaborar un contenido con aportación de valor para una tienda digital.

Las 25 directivas clasifican los productos que deben ir acompañados de una DoC de un modo genérico:

  • Productos sanitarios implantables activos.
  • Aparatos de gas.
  • Instalaciones de transporte por cable destinadas a personas.
  • Diseño ecológico de productos relacionados con la energía.
  • Compatibilidad electromagnética.
  • Equipo y sistemas de protección para uso en atmósferas potencialmente explosivas.
  • Explosivos para uso civil.
  • Calderas de agua caliente.
  • Refrigeradores y congeladores domésticos.
  • Productos médicos de diagnóstico in vitro.
  • Ascensores.
  • Baja tensión.
  • Maquinaria.
  • Instrumentos de medición.
  • Productos médicos.
  • Emisiones acústicas en el entorno.
  • Instrumentos de pesaje no automáticos.
  • Equipo de protección personal.
  • Equipos de presión.
  • Pirotecnia.
  • Equipo para terminales de radio y comunicaciones.
  • Embarcaciones de recreo.
  • Seguridad de los juguetes.
  • Recipientes a presión simples.
  • Sistemas de contención de vehículos para carreras.
  • Materiales de señalización vial y señales verticales.

Además de estos, los artículos del sector de la construcción están obligados a una DoP (Declaration of Performance) y las partes de maquinaria a una DoI (Declaration of Incorporation), exigidas por otras directivas europeas.

Extracción de datos estructurados para una ficha semántica

Cada uno de estos documentos contiene una serie de campos de datos comunes que pueden estructurarse como una ficha de contenido recurrente. La ficha se podrá mostrar como una sección semántica dentro de la página de descripción del producto. Simplemente será necesario hacer comprensibles, de forma muy breve, algunos de los códigos de la marca CE (Conformidad Europea) para que contribuyan a generar valor en la página.

Se trata de elaborar una ficha que contenga, al menos, estos datos:

  • Identificación de la directiva. Cada directiva se identifica por un código numérico y un nombre completo. Habrá que escribir un par o tres de líneas que explique qué regula en referencia al producto o gama de productos a la venta. Este campo se puede multiplicar por la cantidad de directivas que se hayan considerado para el artículo en venta.
  • Identificación del estándar ISO. Como con la directiva, hay que identificar su código y denominación y explicar de una forma más ampliada —pero breve— cómo afecta al producto. También puede multiplicarse por cada uno de los estándares ISO que se utilicen en la verificación de seguridad.
  • Identificación del responsable. Generalmente se trata del mismo propietario de la tienda online, por lo que basta su denominación y el enlace al apartado de avisos legales o condiciones de venta. Así se genera un vínculo interno de relevancia para el posicionamiento. Cuando no coinciden vendedor y responsable, hay que identificar al fabricante o importador, con sus datos de contacto —dirección postal y de correo electrónico— y con un enlace a su página corporativa.
  • Identificación del verificador. Si existe, hay que indicar qué empresa o institución se encargó de la verificación de la seguridad del producto, ubicando un enlace hacia su página web.
  • Fecha y lugar. Datos de la firma de la declaración, en codificación semántica. Es importante en el caso de artículos a la venta anterior a una modificación de las directivas o estándares ISO; y permite que los sistemas informáticos interpreten la antigüedad del registro.
  • Caducidad. Si se ha establecido una caducidad para la declaración de conformidad del producto, hay que indicar el período de validez en modo semántico o la fecha límite.
  • Mejoras adicionales. Todo el valor añadido que el fabricante haya incorporado en la seguridad de uso del producto, independientemente de las exigencias legales. Es el rasgo diferencial que mejor puede decantar una decisión de compra.

La mayoría de estos datos son repetitivos para distintos artículos en un e-commerce y, probablemente, ya están estandarizados en el gestor de contenido estructurado utilizado para la elaboración de un manual de usuario o de instrucciones. La introducción en la página de detalle del producto puede ser la selección de una opción desplegable.

Con una ficha específica se presta mayor información útil para la adopción de la decisión de compra, se generan vínculos de autoridad hacia el exterior, se incrementa el volumen de contenido indizable relacionado con la marca comercial, se potencian elementos de contenido medular y se contextualiza la información descriptiva. 

El funcionamiento de la ficha es más eficaz en tiendas online B2B y para productos a la venta que cuyos rasgos singulares respecto a la competencia son demasiado discretos.

Añadir un comentario

Regístrese con Twitter

Para comentar necesita una cuenta de Twitter y registrarse con el botón situado a la izquierda. Así no tendrá que recordar claves de usuario. El sistema publicará un tuit por usted con el comentario.