¿Nos autoriza a instalar cookies durante su navegación por Estrategia del Contenido?

“Tipos de gestión de contenido generado por los usuarios (UGC)” entrada del blog corporativo de Estrategia del Contenido

Comunicación eficaz, competitiva y sostenible

Consultoría / externalización:
Periodismo de Marca, Estrategia de Contenidos, Semantic SEO y Content Marketing

Ruta de la página y presencia en Redes sociales

Buscador interno

Si le resulta más cómodo, puede utilizar también las opciones opensearch en este website

Buscador
Blog

Tipos de gestión de contenido generado por los usuarios (UGC)

Las teorías sobre la conversación en la comunicación actual se tambalean. Nos existe un sustrato teórico firme que las soporte y los estudios recientes las ponen en duda. Pero no por ello, se va a renunciar al contenido generado por los usuarios (UGC). Todo lo contrario. Los especialistas en experiencia de usuario (UX) están trabajando en distintos tipos de canalización de los comentarios para que aporten y no resten al contenido de las páginas web.

Documentación

Son muy escasos los comentarios que realmente contribuyen al contenido de una página web. Y, tal y como están concebidos, incluso los de esta misma página, al ordenarse cronológicamente pueden quedar enterrados entre comentarios insustanciales o, incluso, negativos.

Propuesta de Medium: el comentario al margen

Para combatir esta ubicación, Medium, la plataforma de creación de contenidos de los desarrolladores de Twitter, acaba de innovar para mostrarlos en el párrafo que sugiere el comentario. La idea es que el comentario vinculado a una palabra y párrafo permiten al autor aclarar sus ideas incluso cuando su publicación es reciente. La colaboración necesaria del lector implica que el trabajo creativo de autoría nunca está terminado y es posible incorporar nuevas ideas y puntos de vista.

Operativamente, los usuarios registrados en Medium resaltan la palabra que desean comentar y se les muestran dos botones vinculados a ésta: el comentario y el tuit. Al escribir un comentario, éste se muestra como una nota al margen del párrafo vinculado, identificando al lector-colaborador, que, además, aparece automáticamente en una sección de agradecimientos.

Estos comentarios pueden ser anónimos y se pueden eliminar en cualquier momento.

Editorially, editor de textos

El principio de usuario colaborador o co-autor es el mismo que mueve en nuevo editor online Editorially, que todavía no se ha abierto al público. Fundamentalmente se trata de un editor de texto en el que otros usuarios pueden participar, manteniendo un control de todas las versiones. El resultado final depende del editor principal, que da por buenas o anula las diferentes aportaciones y versiones.

La idea de Editorially es que pueda utilizarse en gestores de contenidos. Se basa en un lenguaje de marcación rich text.

Comentarios que se mueven y se exportan

Los programadores de alistapart.com, en el rediseño presentado hace unos meses, han incluido comentarios de usuarios que incluyen una opción para trasladarlos a otros lugares de la página web e incluso a otras páginas fuera del dominio. Los comentarios incluyen un fragmento de código en iframe que permite al autor principal colocar el comentario en el lugar más apropiado dentro del cuerpo de texto. Es decir, allí donde el comentario puede aportar.

La versión original seguirá mostrándose en la lista a pie de página, pero el comentario con valor se puede mover y exponer en cualquier otro lugar de Internet.

Estas opciones superan las capacidades de sistemas de comentarios como Facebook (off page), Branch o Disqus (in page). La filtración de la aportación de calidad mantiene la calidad del mensaje final, sin alteraciones, y aumenta el compromiso de participación de los usuarios seleccionados. Los comentarios que no se consideran positivos, sin embargo, se mantienen en la página.

Fotografías, vídeos, presentaciones
Operativa de los comentarios en Medium. Animación de Medium.com
  • Comparación de textos en Editorially. Imagen de FastCoDesign.com
  • Comentario móvil de alistapart.com

Los datos rebaten la teoría del diálogo en Internet

El periodista Martin Belam, sobre datos de The Guardian, descubría con asombro que el 0,0037% de los participantes en el diario británico eran los autores de casi el 20% de los comentarios. Y que, además, lo son asiduamente.

Su estudio, sin entrar en la calidad de la aportación de estos comentaristas de la actualidad, no difiere de las experiencias en otros medios tradicionales. Cualquier profesional que haya trabajado en una radio con programa de discos dedicados puede afirmar que, aunque se tengan 10 millones de oyentes, siempre participan los mismos. Y solicitando lo mismo. Lo mismo sucede con los concursos. Suelen participar los mismos en cualquier tipo de sorteo o competición, independientemente del medio.

Los resultados reales ponen en tela de juicio los principios teóricos de la conversación y la reciprocidad en Internet

En Internet, para sorpresa de algunos, sucede otro tanto.

Junto a este descubrimiento de Belam, un grupo de investigadores publicaba en el Journal of Computer Mediated Communication un estudio —The “Nasty Effect”, que puede descargarse desde esta página— en el que se concluye que los comentarios denominados tóxicos o trolls (desabridos, incivilizados, irrespetuosos y agresivos) no contribuyen a cambiar la idea o decisión del resto de los participantes y lectores. Ni siquiera influyen en los argumentos que sirven para la toma de decisiones. Sin embargo, polarizan las posiciones y crispan a los participantes.

En otras palabras, el indeciso adopta la posición a la que se siente más vinculado: una u otra en una situación dicotómica o confirma su abstencionismo y abandona.

Ambos estudios, casi coincidentes en el tiempo, ponen en cuestión el cacareado diálogo que sitúa en plano de igualdad a los agentes en el proceso comunicativo, devolviéndonos a planos teóricos que se han considerado desfasados en la última década y media. El diálogo existente es ínfimo. Equivalente al 0,0037% de los intentos. Por lo tanto, no existe reciprocidad, sino repuesta a un estímulo generalmente con forma de premio personal (regalo, adulación, presencia…). Y, por supuesto, no existe bidireccionalidad, sino unidireccionalidad microsegmentada.

Añadir un comentario

Regístrese con Twitter

Para comentar necesita una cuenta de Twitter y registrarse con el botón situado a la izquierda. Así no tendrá que recordar claves de usuario. El sistema publicará un tuit por usted con el comentario.