¿Nos autoriza a instalar cookies durante su navegación por Estrategia del Contenido?

“Tratar el contenido como un producto o como un canal, usted decide” entrada del blog corporativo de Estrategia del Contenido

Comunicación eficaz, competitiva y sostenible

Consultoría / externalización:
Periodismo de Marca, Estrategia de Contenidos, Semantic SEO y Content Marketing

Ruta de la página y presencia en Redes sociales

Buscador interno

Si le resulta más cómodo, puede utilizar también las opciones opensearch en este website

Buscador
Blog

Tratar el contenido como un producto o como un canal, usted decide

Una de las mejores expresiones que he escuchado en los últimos tiempos es la que sirve para titular esta entrada: “tratar el contenido como un producto o como un canal”. La pronunció el directivo de una empresa a la que presentábamos Estrategia del Contenido® y resume a la perfección las diferencias entre nuestra concepción de la estrategia de contenidos y lo que los demás llaman content marketing, SEO, branded marketing, estrategia social, estrategia digital y otras terminologías de concepto difuso.

Fotografías, vídeos, presentaciones
Concepto de canal en la Teoría Matemática de Shannon-Weaver (1948)

Tratar el contenido como un producto es mucho más caro y menos competitivo

Porque la diferencia es exactamente esa. Si se trata el contenido como un producto, éste tendrá la vida efímera de un producto. Su ciclo vital arrancará con ímpetu, pero caducará a la velocidad con la que los artículos que compramos se vuelven obsoletos. Deberá ser reparado o repuesto o, en el peor de los casos, quedará arrinconado perjudicando el posicionamiento, la personalidad de marca y las estrategias circunstanciales que vayan aplicándose en el devenir de la organización.

En cambio, si lo contempla como un canal, su arranque será lento pero seguro, con un crecimiento infinito, aportando siempre beneficios a la organización.

Mirémoslo desde una perspectiva comercial: su organización no vende el mensaje, vende productos o servicios y el mensaje tiene que servir a sus objetivos y a las necesidades de sus usuarios. Plantearse la redacción o confección de un mensaje como un producto en sí mismo es la estrategia de los SEO trasnochados que sólo batallan por las palabra clave troncales, de la inmensa mayoría de community managers que sólo buscan el incremento de seguidores aunque estos no tengan que ver con la marca, y de los técnicos de marketing de contenidos que buscan una venta rápida y devalúan la marca compitiendo por el precio.

La estrategia de contenidos es el cuidado del canal de comunicación. El vínculo unidireccional que conecta a la marca emisora con el microtargeting de los usuarios, reduciendo todos los ruidos, previendo el feedback y contextualizando el mensaje en función de los roles sociales y de los entornos de recepción comunicativa: espacio, tiempo y emoción. El mensaje llega alto y claro. El destinatario lo comprende y se adhiere a la cultura de marca transmitida. Compra, consume, se sirve de la marca y la defiende.

Observemos ahora la estrategia desde una perspectiva económica. Un contenido tomado como producto se consume en sí mismo y debe ser repuesto por otro con un coste similar. El principio económico indica que debe tener un precio muy barato para que su amortización en el plazo más corto sea rentable. Pero, a la larga, que es cuando se miden las marcas, la estrategia es más cara que contemplar el producto como un canal, que sólo resulta caro al principio y luego no tiene costes adicionales.

Al final, dicen los gurús del marketing, sólo quedará una marca con buena parte del mercado y unos grandes beneficios con una mínima inversión. Los demás, pelearán por el precio invirtiendo enormidades para muy escasos beneficios y pendientes, siempre, de desaparecer.

Usted decide.

Añadir un comentario

Regístrese con Twitter

Para comentar necesita una cuenta de Twitter y registrarse con el botón situado a la izquierda. Así no tendrá que recordar claves de usuario. El sistema publicará un tuit por usted con el comentario.