¿Nos autoriza a instalar cookies durante su navegación por Estrategia del Contenido?

“Uso adecuado de gifographics en una estrategia de contenidos” entrada del blog corporativo de Estrategia del Contenido

Comunicación eficaz, competitiva y sostenible

Consultoría / externalización:
Periodismo de Marca, Estrategia de Contenidos, Semantic SEO y Content Marketing

Ruta de la página y presencia en Redes sociales

Buscador interno

Si le resulta más cómodo, puede utilizar también las opciones opensearch en este website

Buscador
Blog

Uso adecuado de gifographics en una estrategia de contenidos

Fotografías, vídeos, presentaciones
Ejemplo de gifographic elaborado por The Major Design

Los gurús de Internet cuentan —y se alborozan— que este 2016 será el año del gifographic como formato estrella para la difusión de contenidos. Pronto veremos que toda página tiene su infografía animada, que a eso se refiere el neologismo, y hasta puede producirse una cierta saturación del uso de un formato que, para los estrategas de contenidos no es nuevo. Ni mucho menos.

La novedad en los vaticinios para 2016 es que los expertos en marketing lo prescriben para combatir la ceguera de contenidos cada vez más acusada y para luchar con nuevas armas en mercados y sectores muy competitivos. Por lo tanto, es previsible una inundación de Internet con estos formatos informativos.

El gifographic (o cinemagraph) es un formato animado de comunicación visual de datos, utilizando la veterana tecnología GIFa, que sirve para reproducir imágenes estáticas en una secuencia temporal finita o en bucle y con un control temporal de la duración de la exposición de cada imagen. Cuando la reproducción se ajusta como mínimo a 15 imágenes por segundo y existe una continuidad en el movimiento de los elementos fotografiados, la sensación es cinematográfica.

El formato, aplicado sobre infografías, permite trasladar conceptos complejos de una forma sencilla y visualizar datos abstractos de una forma comprensible. Es adecuado para simplificar explicaciones complicadas, mejorar el aprendizaje e influir en determinada tendencia de apreciación de los datos, generando intencionadamente una opinión del receptor sobre el hecho explicado.

Su gran capacidad como transmisor de contenido depende, sin embargo, del buen uso que se haga del formato. Estas son 9 consideraciones que hay que tener antes de usarlo:

  1. Tamaño. El gifographic es un componente de la página, no la página en sí misma. Frente a la tendencia de generar larguísimas infografías que resultan técnicamente voluminosas en KB y ralentizan la carga de la página —con su correspondiente penalización en buscadores—, el formato animado debería ajustarse a una pequeña porción de la página en relación a la pantalla (aproximadamente ⅓ de pantalla en terminal de sobremesa). De este modo se evita el scroll, se optimiza el resultado comunicativo en dispositivos de pantalla reducida y táctil y se trasalda todo el mensaje de una sola vez, sin requerir la intervención del usuario.
  2. Cantidad. La tentación de añadir mucho movimiento en las páginas será enorme. Recordemos que en el pasado reciente de Internet ya hemos vivido el abuso de Flash y de los banners animados y amontonados con nula capacidad comunicativa. Aún hay sitios que los usan. El movimiento de la animación —o el destello, cambio de color, etcétera—, desvía la atención del usuario sobre lo importante. Cuando hay una saturación de movimientos, se causa confusión y fatiga en el receptor, que acabará por prescindir de la página. Si es posible, un solo gifographic por página o unos cuantos muy discretos y muy separados entre sí.
  3. Animación. El movimiento debe realzar el dato o la opinión inducida. Cuando sólo sirve para atraer la mirada del receptor, se pierde la percepción del mensaje en el conjunto de la página y, a veces, en el mismo gifographic.
  4. Duración. Cuanto más breves, mejor. La duración está relacionada con la fluidez de los elementos móviles y con la capacidad de retención de los datos transmitidos, pero especialmente con estos últimos. Por esta razón, los ajustes de la duración, de la cadencia de reproducción de cada fotograma y de la resolución en bucle o en imagen estática debe realizarla el estratega de contenidos, nunca el diseñador o programador. Para dar por bueno un gifographic puede ser necesario verlo y reprogramarlo 70 veces. Sólo así funcionará correctamente.
  5. Integración y coherencia. Aunque se trata de un formato apto para correo electrónico y boletines, para redes sociales y programas de mensajería en teléfonos móviles, se diseña para un espacio concreto en una página determinada. Sirve en primer término a la marca que explota el sitio web para el que ha sido concebido. Consecuentemente, debe usar la voz, el tono y la forma de trato de la marca, con todos sus atributos visuales: tipografía, colores, tamaño de mancha, etcétera. Nunca debe parecer ajeno al entorno natural de lectura.
  6. Accesibilidad. Los destellos y los parpadeos que pueden llamar la atención, pueden convertirse en un verdadero problema para usuarios con discapacidades. De hecho, no superarían un test WCAG de accesibilidad mínimamente exigente. Determinadas animaciones pueden causar un efecto muaré en pantalla que puede resultar molesto a algunos receptores. Los efectos nocivos sobre la salud y el comportamiento son conocidos en usuarios con problemas neurológicos. Pero todos los demás también pueden tener dificultades para una recepción adecuada del mensaje. El experimento está al alcance de la mano para apreciar cómo un movimiento continuo y poco armónico, situado en un extremo opuesto de los datos que se intentan leer sólo causa enojo e irritabilidad. El efecto para la marca que lo use será adverso.
  7. Semanticidad. Todo texto dentro de la animación es invisible para las máquinas. Es conveniente transcribir aquello que contiene o realizar una explicación ampliada de lo que muestra. Si el gifographic ilustra un contenido de texto en un formato HTML5 se ubicará en un elemento figure, usando un figcaption para el lema, título o pie y, a su vez, un figure embebido para la transcripción. Cuando el formato es el contenido principal de la página, sólo necesitará un titular de primer nivel —por ejemplo h1— para el lema o título y la transcripción en un figure adjunto. Sólo de esta forma se estará vinculando para las computadoras y buscadores el contenido comprensible al gráfico animado.
  8. Persuasión. Obsérvese el ejemplo que ilustra esta entrada. Simplemente muestra cómo se distribuye la inversión internacional en el mercado de arte contemporáneo. Pero los diseñadores de The Major Design no han utilizado un gráfico de sectores. Han preferido usar una vaca porque introduce un componente persuasivo para que el receptor fabrique una opinión sesgada. El proceso mental del destinatario asocia la metáfora de la vaca (tiene mejores partes, se ordeña o se relaciona con épocas de bonanza o de depresión) con los porcentajes asignados a cada país. Su percepción final no es aséptica; tiene una perspectiva moral y política. Cuando se usan elementos persuasivos, la gestión del contenido animado es muy delicada. Existe el riesgo de contradecirse en la misma página, de posicionar a la marca en un espacio indeseado o de contravenir la credibilidad ganada ante el receptor.
  9. Volumen de transferencia. El formato de compresión usado, GIFa, trata cada una de las imágenes de forma individual. En cierto modo, un gifographic de 24 fotogramas son 24 fotografías juntas, sin compresión de las partes comunes, como otros formatos de vídeo. Por lo tanto, el volumen de los archivos es enorme y puede perjudicar la velocidad de carga de la página y, a los usuarios de dispositivos móviles, el consumo innecesario de volumen de transferencia contratado en sus paquetes de comunicación. Para reducir el tamaño del archivo hay que reducir al máximo los colores indexados usados en los gráficos. Y para evitar el consumo innecesario de volumen de transferencia, es recomendable usarlos sólo en páginas que no se vinculan con código de precarga. Casi todas las redes sociales usan esta modalidad para que la experiencia de usuario sea excelente. El dispositivo descarga la animación y la prepara para mostrarla, aunque el usuario jamás la vea. Hay que tener cuidado con el volumen del archivo.

Así es como los estrategas de contenidos usamos este formato. Buscamos siempre la mejor comunicabilidad para el mensaje que se desea trasladar, aportando un valor duradero y continuo a nuestros clientes. Pero probablemente veremos usos que contradigan estos principios a lo largo de 2016.

Añadir un comentario

Regístrese con Twitter

Para comentar necesita una cuenta de Twitter y registrarse con el botón situado a la izquierda. Así no tendrá que recordar claves de usuario. El sistema publicará un tuit por usted con el comentario.