¿Nos autoriza a instalar cookies durante su navegación por Estrategia del Contenido?

“Cómo crear contenido corporativo en vídeo con un teléfono móvil” entrada del blog corporativo de Estrategia del Contenido

Comunicación eficaz, competitiva y sostenible

Diseño de operaciones con contenido:
Análisis y ejecución de Estrategia de Contenidos
global y Periodismo de Marca

Ruta de la página y presencia en Redes sociales

Buscador interno

Si le resulta más cómodo, puede utilizar también las opciones opensearch en este website

Buscador
Blog

Cómo crear contenido corporativo en vídeo con un teléfono móvil

Fotografías, vídeos, presentaciones
Filmación de una entrevista usando un micrófono direccional iQ-rig

El uso de un teléfono móvil puede ser una solución doméstica para la creación de contenido en vídeo con calidad prácticamente profesional. Aunque la primera opción siempre sea la contratación de especialistas, la imprevisibilidad de la oportunidad informativa o el coste de una microproducción recomiendan que el equipo de contenidos de la organización se las apañe por su cuenta. Con un simple iPhone —u otro modelo de teléfono—, se puede filmar, editar y publicar con la máxima inmediatez y calidad.

La opción por el formato vídeo depende de las circunstancias tanto de la organización como del objeto que protagoniza la información. La asociación de estos a los conceptos de movimiento, desplazamiento, velocidad, mutación, volumen u oportunidad en tiempo real, es un factor de decisión.

A esta lista, sin embargo, se puede incorporar otro criterio. La difusión de declaraciones a bote pronto aporta mayor veracidad al hecho comunicado. La información servida se enriquece con la expresión facial y corporal del directivo, por el tono de su voz, por el espacio en el que se producen y por el entorno sonoro y visual que transmiten.

La historia que se desea comunicar se enriquece cuando se utiliza como fragmento de vídeo en el contenido del sitio web corporativo. La pieza se dirige a la esfera de audiencia indicada para recibir la información e ilustra los comunicados y notas de prensa que en otros canales explican la realidad de la organización.

Con cualquier smartphone, cumpliendo las seis normas del Modelo Pensilvania, se puede crear un contenido intransferible y de alta capacidad comunicativa que responda con rapidez a la situación informativa que lo justifica. Para hacerlo, conviene tener en cuenta algunos aspectos del proceso de elaboración:

Preparación del sujeto

  1. Criterio periodístico. Se le debe advertir del proceso de producción. El sujeto debe tener claro que de su disertación se extraerán pocos segundos elegidos según un criterio comunicativo profesional, no según su criterio empresarial o institucional. Hacerlo no evita las quejas, pero las mitiga.
  2. Frases cortas. Aunque haya que repetir la instrucción muchas veces, nunca serán las suficientes. Hay que pedirle al entrevistado un esfuerzo para que se explique con oraciones breves y con sentido. Para que ordene sus ideas, es conveniente plantearle los temas o las preguntas que se le formularán en la grabación.
  3. Grabación de audio. Determinados tipos de personas rehuyen las cámaras. Detestan aparecer en vídeo o se ponen muy nerviosas. Sin embargo, con cierta confianza, responden con claridad a cualquier pregunta y aceptan una grabación sonora. Esta grabación luego se puede utilizar como voz en off para un vídeo que combine grabaciones en movimiento e imágenes fijas relacionadas con el tema.

Elección del espacio

  1. Escena. Hay que huir del despacho y de la sala de reuniones. Trasladan una sensación de solemnidad y gravedad que quizá no concuerde con la edición apresurada, los movimientos de cámara involuntarios y las ligeras deficiencias de iluminación y sonido debidas al teléfono móvil. Un espacio amplio y profundo, con decoración en madera, cuero y tela proporcionará una sensación más pausada. Un espacio amplio y anodino, trasladará un valor más aséptico y profesional. Un pasillo con movimiento o sonido de fondo, de gran actividad. Cada mensaje tiene su escena.
  2. Actividad de fondo. Las personas o la multitud que formen parte del telón de fondo de las declaraciones deben aparecer lo más desenfocadas que sea posible. Se evitará que entren y salgan del encuadre, porque atraen la atención del espectador en detrimento de lo que se dice.
  3. Distancia con el fondo. Para evitar que el personaje entrevistado aparezca en pantalla aprisionado contra el telón de fondo conviene aumentar la distancia con la pared, cuadros o cortinajes. De lo contrario, la sensación es de ahogo y de presión sobre el individuo.
  4. Ángulo del objetivo. El uso del zoom altera las imágenes de fondo. Cuando se usa un gran angular para enfocar desde cerca, los márgenes del encuadre se distorsionan curvándose. Cuando se enfoca desde lejos y se cierra el encuadre, se pierde perspectiva y los objetos se aplastan unos con otros. El efecto sobre el fondo, con líneas rectas horizontales o verticales de puertas, ventanas, cuadros o muebles, totalmente distorsionadas genera una sensación de tensión en el espectador.
  5. Luz difusa. Hay que huir de la iluminación directa y extremadamente potente. Los teléfonos más modernos pueden actuar con absoluta corrección compensando cierta falta de luz e incluso las tonalidades de cada tipo de foco. Solo será necesario encender todas las luces en la habitación o situarse cerca de una ventana.

Pruebas y recursos

  1. Configuración del formato. El objetivo es la creación de un vídeo de una duración inferior a los tres minutos, editado desde el mismo teléfono móvil, que se cargará desde el mismo dispositivo en una plataforma de Internet y que se mostrará embebido por una página web corporativa. Por lo tanto, no es necesaria una gran resolución. Cuanto más ligero sea el formato, más fácil y rápida será la manipulación. Configurando la cámara a 720 HD 30fps puede ser suficiente. Sin embargo, si se desea conservar la grabación como máster para otros usos y montajes, se puede optar por más calidad, a partir de 1080 HD a 30fps.
  2. Plano general de fondos y escena. Sin que el personaje esté presente, el plano fijo sirve para comprobar la iluminación general y el tono de color preponderante. Se puede utilizar después como recurso en el montaje. Por ejemplo, como fondo para la inserción de titulares y créditos.
  3. Panorámica de la escena. Una grabación con un movimiento panorámico de la sala, si hay cierta actividad y mientras el autor del vídeo explica dónde se sitúa la grabación y con qué motivo, servirá como recurso en el momento de la edición.
  4. Plano estático del entrevistado. Mientras se ajusta foco y encuadre, el autor del vídeo presenta al personaje. El plano del entrevistado en silencio se puede emplear en el montaje final. Esta toma es la única de las pruebas que se realiza con el entrevistado presente. La presentación le sirve para conocer y adaptarse al tono de la entrevista.
  5. Grabación de fondo sonoro. Antes o después de la entrevista conviene grabar un minuto de ambiente sonoro que recoja las voces de fondo, las reverberancias, los pasos, etcétera. Este telón de fondo se usará para las transiciones en el montaje, produciendo una sensación de continuidad entre cortes e inserciones.
  6. Tomas del objeto. Antes o después de la entrevista habrá que aprovisionarse de tomas o fotografías que ilustren aquello de lo que se habla: ponencias, público en eventos, inauguraciones, fábricas, tiendas, productos, etcétera.
  7. Logotipo. La pieza de vídeo tiene que ser reconocible como un producto comunicativo de la marca. Será necesario un archivo PNG en alta resolución y con fondo transparente para ubicarlo durante el montaje en alguna de las cuatro esquinas de la pantalla. Cuando solo tienen un color, son más eficaces.

El rodaje de la entrevista

  1. Evitar llamadas entrantes. Antes de empezar una grabación que será difícil repetir hay que bloquear las llamadas entrantes inoportunas. Conviene poner el teléfono en Modo Avión. De este modo, además, se desconectan funciones que consumen batería, preservándola para la grabación, edición y publicación del vídeo.
  2. Altura de la cámara. Conviene que la línea de visión de la cámara se sitúe ligeramente por encima del entrevistado. Según el especialista Cristian Payne, parecerá que el entrevistado está más atento a la conversación si tiende ligeramente a mirar hacia arriba.
  3. Enfoque en el iris. El centro de atención del cámara debe ser el iris del entrevistado. Debe quedar totalmente definido. En los ojos del personaje tienen que reflejarse perfectamente las luces de la estancia. Cuanto más definida sea la imagen del interior del ojo, mayor conexión se establecerá con el espectador.
  4. Encuadre de entrevista. Desempolvemos los apuntes de la Facultad: la cámara se sitúa frente al entrevistado y el entrevistador, a un lado esta. De este modo se logra que la mirada del entrevistado trace una línea oblicua. Si el teléfono dispone de cuadrícula de tercios para el encuadre, el tercio al que se dirige la mirada debe estar vacío. Ese espacio que atraviesa la mirada permite que el espectador complete la percepción del espacio y se sienta partícipe de la conversación. Además, cuando la mirada traza la diagonal hacia la derecha, del espectador la sensación que se transmite siempre es positiva.
  5. Evitar el zoom. Los teléfonos más modernos y de alta gama incluyen un zoom óptico que se puede utilizar en el enfoque y encuadre de vídeo. Cuando el juego de lentes agota sus posibilidades, el efecto de zoom se logra mediante software, con una notable pérdida de resolución y luminosidad. Si es posible, hay que evitar cualquier tipo de zoom, especialmente si es digital.
  6. Bloqueo de la cámara. Una vez enfocado y encuadrado, hay que pulsar la pantalla del teléfono para bloquear la exposición y el enfoque. En pantalla se indicará mediante texto o símbolos que se ha bloqueado AE/AF. Aunque cambien las condiciones en escena, no se desajustará la grabación del entrevistado. Cuando se ha bloqueado, ya se puede filmar.
  7. Sin prisas. No hay límite de tiempo para la entrevista, aunque después solo se utilicen unos pocos segundos de grabación. Se puede preguntar y repreguntar, hasta que el entrevistado condense el mensaje que interesa trasladar. Generalmente el entrevistado pertenece a la organización y tiene interés de que el mensaje sea eficaz, así que se puede abusar de su voluntad.

Edición estratégica del contenido del vídeo

  1. Principio de condensación. El vídeo pertenece al género informativo y tiene una duración limitada. Por lo tanto, se prescindirá de todo lo accesorio. Permanentemente, a lo largo de su duración, se estará comunicando información. Los silencios solo se respetan si son significativos. Los saltos de tema se solventan con rótulos.
  2. Principio de complementariedad. Hay que huir de la tentación de que el vídeo explique, por sí mismo, toda la historia. Difícilmente cabrá una descripción del contenido en la media docena de palabras de la pantalla de títulos. Ni la valoración de su importancia o el contexto en el que se debe interpretar lo que se explica. Pero tampoco hay que preocuparse. El vídeo actúa complementariamente con la información escrita de la página web en la que está embebido. Allí se debe explicar todo. El consumo de la información mediante este método es similar al de un informativo televisivo: el presentador ubica la historia y el contexto antes de dar paso al vídeo que la completa.
  3. Principio de testimonio. La entrevista sirve para obtener declaraciones que ilustran un hecho o acontecimiento. Si el entrevistado constituyera el interés principal, el formato y la duración no serían adecuados. Por lo tanto, lo importante es lo que puede aportar como testimonio del tema que se aborda. Esa información será la que se seleccione.
  4. Principio de atención. Si la presencia musical no es informativa o forma parte natural del espacio de rodaje, se prescindirá de ella. Para evitar distracciones o invitar a la audiencia a avanzar el vídeo con riesgo de obviar información importante, se evitarán los fondos y los interludios musicales. Igualmente, los planos de relleno o de separación temática, siempre que no haya información trasmitida. La aparición de rótulos siempre se solapará con declaraciones sobre el tema.
  5. Principio de estilo. Si es posible, habrá que crear un libro de estilo que indique cómo se realiza en montaje: duración de las caretas, transiciones de entrada y salida, ecualización de sonido, equilibrio de color, composición de foto fija y efectos de recorte, giro o Ken Burns, etcétera. También será necesario un libro de estilo sobre el encuadre. Si se prefieren primeros planos recortando barbilla y frente, siempre se usará así con todos los entrevistados. Si se usan planos medios, se establecerá el porcentaje de mancha en pantalla. El libro de estilo pretende que al primer vistazo se reconozca la huella corporativa en la comunicación.
  6. Principio de narración informativa. El montaje por corte es siempre preferible al uso de transiciones entre planos. Tampoco se emplearán filtros de vídeo, porque se pretende trasladar una imagen de absoluta veracidad e inmediatez. Para lograr un mayor dinamismo se pueden insertar planos de aquello sobre lo que se habla coincidiendo con su mención.
  7. Personalización de caretas. La careta de entrada, los créditos, los rótulos y la mosca —logotipo en un rincón de la pantalla— pueden personalizarse con tipografías y fondos que sean únicos para la organización. Todo este material puede estar preparado de antemano. Hay numerosas apps que permiten la personalización de la tipografía de este material. Se usará en el editor como un inserto con fondo transparente ubicado mediante un fundido. La mosca se introduce del mismo modo sobre el proyecto montado.

La inmediatez es fundamental para que el contenido en vídeo resulte comunicativamente eficaz. Por lo tanto, el montaje debe comenzar inmediatamente después de haber rodado. Con los conceptos claros y una preparación previa, sobre la marcha y con un teléfono móvil, en 40 minutos estará editado y cargándose en la plataforma en uso.

El proceso de publicación inmediata admite una segunda fase de corrección de textos y montaje 

Una vez enviado a Vimeo o Youtube —u otras plataformas— y mientras se realiza la conversión tecnológica, desde el mismo dispositivo se puede preparar la página en la que se mostrará el vídeo. Será necesario escribir una presentación y transcribir el contenido del vídeo. También se hará en la plataforma que lo acoge.

Estas tareas se pueden hacer por etapas, manteniendo una única URL. Por ejemplo, desde el teléfono móvil se publica el vídeo y se presenta en una página web corporativa y se espera a llegar al despacho para, desde un terminal de sobremesa más cómodo, transcribir el contenido del vídeo. La transcripción es fundamental porque afecta tanto al descubrimiento e indexación del contenido como a la accesibilidad del formato.

Igualmente, si tras la edición y publicación del vídeo se han detectado defectos, puede volver a montarse para corregirlos, colgando en la plataforma una nueva versión y sustituyendo en la página web la primera versión por la nueva.

Añadir un comentario

Regístrese con Twitter

Para comentar necesita una cuenta de Twitter y registrarse con el botón situado a la izquierda. Así no tendrá que recordar claves de usuario. El sistema publicará un tuit por usted con el comentario.